El Festival de Cans creó un total de 110 puestos de trabajo durante los cuatro días de Festival

El Festival de Cans se convirtió en la presente edición en mucho más que el gran acontecimiento cultural del mundo rural en Galicia. Poco a poco, el certame está definiéndose también como un proyecto que demuestra la importancia de la cultura a la hora de incrementar la riqueza y puestos de trabajo.

En la presente edición del 2017 fueron 110 los puestos de trabajo generados al largo de los cuatro días de Festival. De esa cantidad, 41 personas fueron dadas de alta por la organización a través de contatación directa para cubrir tareas como producción, cátering, merchandising, barras, transporte o coordinación de diversas áreas. En el tocante al número de profesionales autónomos a los que el Festival contrató sus servicios, 19 personas desarrollaron su trabajo en tareas como diseño, comunicación y redes sociales, fotografía, realización audiovisual o como técnicos de proyección. Además cabe destacar que otras 50 personas trabajaron en el Festival de Cans a través de empresas contratadas específicamente para el evento, que desarrollaron su trabajo y campos como la iluminación, sonido, montaje de carpas, limpieza y seguridad.

Estos dos últimos aspectos fue en los que el Festival experimentó este año una notable melloría, al ser la limpieza y la seguridad dos de las mayores preocupaciones de la organización. Aparte de dos personas contratadas directamente polo propio Festival para limpiar y desbrozar zonas de acceso público durante los 15 días previos a la celebración del certame, otros 12 operarios -contratados a través de una empresa de limpieza privada- mantuvieron limpio continuamente todo el perímetro del evento en la zona central de la aldea distribuidos en turnos de día y de noche. Del mismo modo, en esta edición se reforzó Cans con hasta 20 contedores entre los que se podían encontrar tres islas de reciclaje a través de un convenio con la empresa local de gestión de residuos Couceiro.

En el esfuerzo por mejorar la seguridad, la organización requirió también los servicios de dos empresas de seguridad privadas, a las que se les contrataron 14 guardias de seguridad para el sábado y el domingo. La gran afluencia de público durante estos dos días principales del Festival hizo que los autobuses que la organización contrató para que la gente evitara desplazarse en coche hasta Cans, transportaran en esta edición un total de 3.000 personas. Cada noche llegaron a funcionar hasta tres autobuses, uno de ellos un microbús adaptado para personas con mobilidade reducida.

Economía de kilómetro 0

La filosofía del Festival de Cans implica contratar preferentemente sus servicios a autónomos, empresas y pequeño comercio de O Porriño, promover el comercio de cercanías y favorecer en la medida del posible el desarrollo de los negocios locales. A cuyo objeto, el Festival continúa fomentando la economía de kilómetro 0 contribuyendo la una ocupación hoteleira del 100% y promovendo el consumo en establecimientos y pequeños comercios locales.

Varias semanas antes de su comienzo, se cubrió por completo la oferta hoteleira de la zona, por lo que numerosas personas tuvieron que buscar alojamiento en Tui, Ponteareas o Vigo. Además, la raíz de la gran afluencia de gente que visistó las actividades del jueves del Festival -alrededor de unas 2.000 personas-, se llenaron todas las terrazas y los locales de hostelería próximos a la Plaza del Ayuntamiento de O Porriño y, durante el fin de semana, todos los negocios de hostelería de Cans estuvieron llenos hasta bien entrada la madrugada agotando, en diversas ocasiones, existencias de comida y bebida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 3 =